Viví el color. Tendencias para nuestros ambientes.

Para este año se eligió un color lo suficientemente brillante como para atraer la atención pero a la vez sutil y tranquilo.  Un color que nos transporta a un pasado divino y nos conecta con la tierra, a la vez que nos lleva a un  futuro cercano.

El color para este año es el ORO MONÁRQUICO. Este es el color que predomina, es el oro que aparece en el Legado y el Futuro, tanto en las pinturas de los antiguos maestros, como en las tendencias del diseño moderno.  De una paleta de amarillo, se seleccionó un tipo de oro, casi ocre, que atrae nuestra atención como también nos conecta con el pasado, con el color de la tierra.

Los tonos dorados son elegidos en todas partes. En la moda, el diseño gráfico, la arquitectura, la decoración de interiores. Un color dual que nos permite ver la tradición como la innovación moderna.  Alba nos propone para este año ?Mirar hacia ambos lados?, o bien buscar inspiración en el pasado, para diseñar el futuro. Por esto, el color elegido es el ORO MONÁRQUICO.

A su vez, hay 4 tendencias que nos ayudan a decorar nuestros lugares:

Legado y futuro. Referencias a lo antiguo para fortalecer la actualidad y diseñar el futuro. Llevando esto a una paleta de colores, vemos los rojos que reflejan nuestro rico legado, pero también con un toque de brillante contemporaneidad que apunta al futuro.

Claro y oscuro. El contraste de los tonos del atardecer y del amanecer refuerzan e iluminan los ambientes. Los pintores holandeses del siglo XVII mostraron cómo con sus técnicas capturaban el lustre y cómo el juego de luces quedaba mejor plasmado en la tela en contraste con los tonos oscuros.

Las estructuras y el dejar fluir. Colores vívidos enmarcados en blanco y negro, para resaltar el uso de formas orgánicas en el diseño de objetos que habitan los ambientes.  Los colores de esta paleta son vívidos y traviesos, pero se encuentran fijados dentro de una estructura de blanco y negro.

Palabras e Imágenes.  La tendencia a las palabras e imágenes puede verse en el uso de letras en el diseño de interiores y en la arquitectura. El uso de letras e imágenes se corresponden con los azules de la tinta y el gris del grafito.